web analytics
Alma, Belleza y Medicina

Láser lipolítico







Perder peso sin cirugía: el láser lipolítico


El láser lipolitico, también conocido como "liposucción sin cirugía" es un tratamiento que desde la primera sesión ofrece una reducción de grasa localizada y permite esculpir el cuerpo sin ningún dolor ni efecto secundario. Dos de los beneficios más importantes aquí son; los resultados visibles rápidos, así como el 
hecho de que la no invasiva liposucción láser es completamente segura, indolora, no son necesarias incisiones, anestesias, no requiere postoperatorio y está libre de efectos secundarios por lo que se puede hacer vida absolutamente normal después de cada sesión.

La sesión de lipolisis se aplica en cualquier zona que haya un cúmulo grasa, puede ser abdomen, muslos, flancos, costados, piernas, brazos, papada obteniendo resultados óptimos.

¿En qué consiste el tratamiento con láser lipolítico?


El tratamiento adelgazante con láser lipolítico, apto tanto para hombres como para mujeres, está especialmente indicado para tratar aquellas zonas del cuerpo que son más complicadas y que se resisten incluso a la dieta y al ejercicio.

Es un tratamiento muy sencillo y rápido que permite reducir tallas desde la primera sesión y que consiste en la aplicación sobre la zona que se desee tratar de luz láser (de baja frecuencia, que básicamente lo que consigue es disolver la grasa acumulada en esa parte del cuerpo para favorecer su posterior eliminación de 
forma natural por el organismo. La exposición en la zona dura 30 minutos.

¿Qué resultados permite conseguir el láser lipolítico?


Aunque la pérdida de centímetros ya es evidente desde la primera sesión, es conveniente realizar un mínimo de ocho sesiones para estabilizar los resultados.

Además de garantizar que se pierdan centímetros donde realmente se necesita, el tratamiento del láser lipolítico es método igualmente idóneo para combatir la celulitis, apartando beneficios adicionales a nivel de tonificación, mejora de la circulación y eliminación de toxinas.

Si bien no es necesario cambiar drásticamente de hábitos en lo que respecta a la dieta y el ejercicio físico, conviene tener en cuenta que siempre se conseguirán mejores resultados siguiendo unas pautas saludables: beber abundante agua para favorecer la eliminación de líquidos, reducir la ingesta de hidratos de carbono, 
cambiar el sedentarismo por una rutina suave de ejercicio (media hora de paseo), combinar el tratamiento con masajes y la aplicación de productos cosméticos reductores, etc.

Es ideal combinado con presoterapia para estimular el retorno del sistema venoso y linfático y así favorecer la movilización de los nódulos grasos.